Retrato imposible

jueves, 10 de marzo de 2011


Empezó a dibujar en su mente.
Cuando tomó el lápiz, sus dedos persiguieron presurosos las imágenes que habían empezado a trazarse en su imaginación.
Dibujó líneas apuradas, sombras tenues en los rincones, dejó espacios en blanco que iluminaron todo.
Sus ojos se esforzaron por reconocer las líneas, sombras y luces de su memoria, que se decoloraba a cada segundo.
Maldijo mil veces sus dedos. Deseó ser otra. Una con más talento. Una que dibujara retratos y no deseos.
Nunca tuvo el valor de detenerse, tirar el lápiz, partirlo en dos y buscar otro. Dibujar un gato o un jarrón, algo que no hubiese inventado ella.
Maldijo entonces al papel, al lápiz, a sí misma.
Pasó el tiempo. Dibujó más. Llenando espacios vacíos se le fueron los días…los meses…los años.
De vez en cuando se detiene, y un dejo de nostalgia se apodera de ella,
mas nunca logra recordar el motivo.


FIN

29 comentarios:

Haze dijo...

Intenté escribir esto a modo de poema...pero la prosa se impuso, y no pude reñirle...

Wílliam Venegas dijo...

No importa la forma, importa el concepto. A manera de chiste, leí una vez que la poesía moderna (verso libre) no es más que prosa con mala puntuación. Cuando quiero mortificar a algún(a) poeta, le digo eso. A usted no es por mortificarla, aunque debiera, por lo que "hiere" la belleza renacentista de la que le hable el otro día en un correo. Saludos.

Wílliam Venegas dijo...

Empezó a dibujar en su mente.
Cuando tomó el lápiz,
sus dedos persiguieron
presurosos
las imágenes que habían empezado a trazarse
en su imaginación.
Dibujó líneas apuradas,
sombras tenues en los rincones,
dejó espacios en blanco
que iluminaron todo.
Sus ojos se esforzaron
por reconocer las líneas,
sombras y luces de su memoria,
que se decoloraba a cada segundo.
Maldijo mil veces sus dedos.
Deseó ser otra.
Una con más talento.
Una que dibujara retratos
y no deseos.
Nunca tuvo el valor de detenerse,
tirar el lápiz,
partirlo en dos
y buscar otro.
Dibujar un gato
o un jarrón,
algo que no hubiese inventado ella.
Maldijo entonces al papel,
al lápiz,
a sí misma.
Pasó el tiempo.
Dibujó más.
Llenando espacios vacíos
se le fueron los días…
los meses…
los años.
De vez en cuando se detiene,
y un dejo de nostalgia
se apodera de ella,
mas
nunca logra recordar el motivo.

Wílliam Venegas dijo...

Pedón, Hazel, perdón. Me salió el niño travieso.

Haze dijo...

Se vale don Willliam, y me gusta también, aunque quise respetar la "personalidad propia" de la historia. Pero en esto se vale todo.

Saludos y gracias :)

Wílliam Venegas dijo...

Correcciones:
*"de la que le hablé" (con tilde).
*"Perdón"

Casandra, hija de Príamo dijo...

"Personalidad propia de la historia" le dice usted a will. ¡Qué bueno porque solo un autor de verdad logra sentir eso y sé que hasta mi amigo william me dará la razón! En este caso es una autora y me gusta más. Felicidades. Will tiene buen ojo para elogiar lo bueno porque él tiene la huella del ojo (jajajaj) y el resto es cosa suya.

Haze dijo...

Muchas gracias por volver Casandra. De verdad, como principiante en esto, le agradezco muchísimo sus palabras.

Saludos :)

Casandra, hija de Príamo dijo...

Pero no entiendo lo de la belleza renacentista,
igual sé que hay códigos de comunicación a trozos y trazos en los blogs.

El Drac dijo...

Hola Haze, yo estimo que es bastante trabajoso escribir un poema ceñido a la métrica y a la rima y ¡por supuesto que todos lo podemos hacer! pero en mi caso (y al parecer también en el tuyo) sacrificamos la técnica por algo superior: ¡La Emoción!, con el gravísimo riesgo de hacer muchas veces un mamotreto. Como decía Martí, nos dejamos desangrar frente al teclado; con tal de plasmar fidedignamente la emoción; ésa emoción que nos abruma, que nos persigue con insistencia a todas horas, (¡hasta en los sueños!) con tal de que la demos a luz. NO es cuestión de cortar, ni de describir; se trata de acercarse al precipicio, con vacíos y con miedos; con silencios e improperios, se trata de quemarse vivo en cada verso. Un gran abrazo.

Haze dijo...

Muchas gracias por la visita Drac, y también por tus palabras. Me quedó la duda de si me salió un mamotreto o no :).
Eche un vistazo rapido a tu blog, y en cuanto tenga un momentito en la computadora (ahorita escribo en el celular) leeré con detenimiento, porque lo que leí me gustó mucho.
Saludos y un abrazo para vos también.

©hannibal däler dijo...

Hola Hanze,

Vengo por que William Venegas (El Cesar) me ha convidado a su bitácora y gustoso acepto la invitación. Me gustaría seguir pasando. Encuentro honestidad en su trabajo y eso en lo personal me agrada mucho.

de su servidor,
Hannibal

Wílliam Venegas dijo...

Hanze, de manera atrevida le mandé algo por correo que, digo, son poemas, lo que me hace más atrevido aún. Cuando los lea entenderá porque soy mejor como crítico. Saludos al Drac y a don Aníbal, vencido por mí en Cartago, aunque ahora escriba Hannibal [janníbal], ¡Don Aníbal, pues!

Haze dijo...

A don Hannibal: Mil gracias por venir por aquí y por sus palabras. Estuve por su blog y leí varias de sus poesías, así que ya sé porqué don William tan amablemente lo invitó por acá. Seguiré pasando por allá para aprender de usted y sus poesías tan hermosas. Un abrazo :).

A don William: No tengo como agradecerle sus atenciones, muchísimas gracias por dar a conocer mi blog y mis poesías!
Recibí el correo, y nada de hacerse modesto, me gustaron mucho sus poesías y me parecieron muy honestas y sentidas.
Un abrazo :)

Wílliam Venegas dijo...

Haze: ¡se nos perdió Hattori Hanzo!

Haze dijo...

Cierto, será que la dieta está enfriando el sartén!? Qué torta!

©hannibal däler dijo...

Hola Hanze,

Yo en lo que te puedo enseñar, querida Hanze, es en cómo quitarte al Cesar (William) de encima. Por que la verdad prefiero compartir contigo más que otra cosa, por que la verdad no me considero en nada mejor.

Pero en lo que si tengo experiencia querida Hanze, aquí entre nos, es a tener paciencia, ya solita te vas a ir dando cuenta.

Cuando recibas muchas bromas de William sin saber cómo defenderte, solo ponle al blog (lo cuelgas por algún lado) el busto del gran general Ánibal, o una foto, mínimo el nombre de Cartago por algún lado, y el Cesar saldrá huyendo de temor y de su blog no saldrá por un buen rato; Exactamente igual como le sucedió en Roma. ¿O nó William?.

Saludos gentil dama,
hannibal

PD: Qué William más malo, jaja. ¿Cómo le fue a hacer eso al poema de la dama? y de entrada no más. Recuerda Hanze, la foto.

Hattori Hanzo (el sartenista) dijo...

Haze, qué inspiró estas palabras?, llega una idea y la trabaja, o simplemente bajó la musa y se metió dentro de usted!

sartencaliente.blogspot.com

Haze dijo...

Hola Hattori, qué bueno que anda por acá!
Es más la segunda que la primera, porque esto lo escribí como en 5 minutos, lo pulí como en unos 15 más y me gustó.
Para mí es una metáfora de esa lucha entre lo que soñamos y lo que en efecto conseguimos o nos pasa...que se aplica a muchas cosas...pienso yo.

Saludos :)

Hattori Hanzo (el sartenista) dijo...

Usted cree en las musas?

Haze dijo...

Pues no sé a qué se refiere con musas, pero yo eso siempre lo he visto como esos momentos raros de inspiración. A mí eso me pasa. La mayor parte de lo que escribo por no decir todo, ha nacido así. No es que digo: voy a escribir un poema sobre una despedida y luego me pongo a ver qué se me ocurre sobre ese tema. Lo que pasa más bien es que a partir de algo que siento o alguna situación particular,se me ocurre escribir algo, y generalmente es un proceso de unos cuantos minutos.

Saludos Hattori!

Wílliam Venegas dijo...

Ya veo que don Aníbal viene con su guerra (conmigo) a este blog. Aníbal, al menos póngase como seguidor de este blog, con esa buena máscara que tiene usted de avatar.

Hazel, Hattori: Las musas no son más que una representación (icónica) de la inspiración. Creo que en estos haberes uno tiene dones (como yo el de ser el mejor crítico de cine y teatro de Centroamérica y poco más ¡¡¡!!!). En verdad, a Hazel le siento el don de estructurar lenguajes imaginarios mediante la poesía; pero es bueno dejar reposar lo que uno escribe, tomarlo de nuevo a los días y pulir. No hacerlo inmediatamente. Ella no necesita celeridad periodística... ya aprenderá a hacerlo.

Saludos a a una buena amiga y a dos buenos amigos: Hazel, don Aníbal y Hattori Hanzo.

©hannibal däler dijo...

Hola Hanze,

Perdona que me incluya en la conversación, pero no he podido evitar mirar de lo que se habla. Yo siempre me hice caos al tratar de definir las razones por las cuales escribo. Más de una ocasión he dicho que la musa es la causante de eso pero a veces lo niego y digo otra cosa. No sé, pero si recuerdo muchos poemas que escribí y que juré que había sido ella la que me había secuestrado. Pero ahora que el tiempo ha pasado ya no pienso en eso.

Cuando leí este poema tuyo me recordó uno de esos poemas que hice tiempo atrás y que me gustaría compartirlo contigo.
No quiero detenerme mucho en los detalles, pero al releer ese poema recuerdo que esa noche la musa se escapó conmigo. jaja.

El poema está aquí:

http://byhannibal02.blogspot.com/2008/11/poema-lineas.html

Si quieres comentarlo, eres bienvenida.

Saludos,
hannibal

PD: Estimado William, amigo Cesar, luego de esperar cerca de dos mil años para la revancha, créeme que no perderé esta ocasión para marchar sobre Roma.

Y con placer me hago seguidor de Hanze, la familia va creciendo.

Wílliam Venegas dijo...

Lo que no entiendo es como Hattori pregunta aquí por las musas, cuando el samurái solo sabe de comer y comer, comer y comer, de la mitología sabrá de Néctar y de Ambrosía.

Wílliam Venegas dijo...

Aníbal, machete estate en tu vaina, no voy a regar con sangre el blog de Haze y ni crea usted que me va a quitar el favor de ella con sus comentarios y sus referencias a otros poemas suyos de 'illo témpore'.

Haze dijo...

Qué muchachos estos y que pleito! jeje


Hannibal, por allá estuve, muchas gracias por compartir el poema. Como le puse por allá, a veces se enreda de más uno en las palabras y termina siempre en lo mismo.

Saludos a los tres, gracias por tener este espacio presente.

Haze dijo...

Por cierto, gracias por suscribirse Hannibal y Roncahuita!

Hattori Hanzo (el sartenista) dijo...

William, hasta para comer hay que saber, es todo un arte.

Además, no crea don William, soy comelón en todo sentido, así como soy un glotón de la carne, soy un hambriento del conocimiento, un sediento de la cultura y un goloso de la lectura, no haga juicios mios tan a la ligera, que en la de menos lo espero a la salida del cruce con mi Katana y al día siguiente saldrá en los periodicos, pero en las secciones de sucesos.

Por cierto William, que modestia la suya.

Haze
Me parece un interesante consejo ese el de William, dejar reposar y retomar, pero también este comidista disfruta de sus textos

sartencaliente.blogspot.com

Haze dijo...

Bueno, ustedes no saben, pero muchos de estos poemas tiene aaaaños de escritos. Y de hecho algunos han cambiado desde que los escribí.
Eso sí, no es el caso de este, por lo visto se le nota mucho la premura... :(

Publicar un comentario

Muchas gracias por dejar acá tu comentario :D

Sobre este espacio

Desde el árbol de limón de mi infancia, bajo el cual jugué con muñecas y cosí diminutos vestidos, dije unas cuantas palabras de las que no podía decir en voz alta. No era dueña de las palabras.

Me fui, pero llevé el árbol de limón en el recuerdo.

Fui la niña torpe y libre, la adolescente culpable, la mujer que sueña, la mujer que intenta.

Pasados unos cuantos años soy dueña de varias cosas: amores, desamores, deudas, compromisos, unos cuantos aparatos, libros, algunos títulos guardados en alguna gaveta, palabras y muchos silencios.

Hay quienes conocen mis silencios, pero vos que estás de paso y leés de casualidad este puñado de escritos, conocerás mis palabras.

De antemano muchas gracias.

Con la tecnología de Blogger.