Los extraños

domingo, 24 de marzo de 2013


















De vez en cuando se encuentran los extraños;
dos nombres que se cruzan en mal tiempo.
Se tocan el alma sin tocarse el cuerpo,
y se regalan caricias de mentiras, y sueños.

Por un instante se conocen;
un instante largo y agradable;
que termina levemente y sin te quieros,
sin adioses y sin lágrimas, y sin promesas ni besos.

Queda entonces un saborcillo a nostalgia,
de algo que sin haber sido se sintió en el aire,
en un instante con olor a libro abierto,
a distancias, a quizás y a para siempres.

No se le puede poner nombre, y no hace falta.
Es un evento condenado a olvidarse,
pero hoy en este instante se me antoja,
que se parece al amor ese puñado de palabras
que se escapan de sus manos por las tardes.


                                                                                                        

10 comentarios:

Katmarce dijo...

Hola Haze: ¡Qué agradable verte de regreso! :) No estoy tan segura que sea "un evento condenado a olvidarse"... Algunos de esos eventos significan más de lo que algunos quisieran :D

Saludos,
Katmarce--
submarinopimienta.blogspot.com

Haze dijo...

Hola Kat! Muchas gracias!

Tenés razón :)

El sentir de Ana dijo...

Estoy de acuerdo con Kat, que va, algunos de esos "extraños" que aparecen de repente en el camino se quedan por años, Saludos. la invito a que pase por mi blog tengo una nueva entrada, Saludos

El sentir de Ana dijo...

Estoy de acuerdo con Kat, que va, algunos de esos "extraños" que aparecen de repente en el camino se quedan por años, Saludos. la invito a que pase por mi blog tengo una nueva entrada, Saludos

Haze dijo...

Muchas gracias por la visita y el comentario Ana, tenés razón, de que se quedan de una u otra forma, se quedan :).

Voy por tu blog!

El sentir de Ana dijo...

Haze, gracias por tu visita a mi blog. y tu comentario, que dicha que te gustaron los versos, es que siempre he creído, ¡ y lo creo cada vez que los leo, que son malos, los leo de nuevo y siguen igual jajaja..Saludos

Haze dijo...

Nada de eso Ana, me parecen muy bien logrados, y de verdad que no lo diría si no lo creo :), sin embargo te entiendo porque eso es algo que me pasa con algunas de las cosas que he escrito.

Dario Morales dijo...

Disfruto mucho leer este blog. ¡Saludos!

Haze dijo...

Gracias Dario, está un poco olvidado, pero me alegra que aún haya quién lo lea. Saludos!

jackie dijo...

Un instante de amor. Ese sentimiento con alas que llego para irse. Lo conozco. Muchas veces lo vivi. Preciosa Entrada. Un placer conocer tu blog. Si me lo permites me quedo por aqui para ver que mas decubro. Linda noche!!

Publicar un comentario

Muchas gracias por dejar acá tu comentario :D

Sobre este espacio

Desde el árbol de limón de mi infancia, bajo el cual jugué con muñecas y cosí diminutos vestidos, dije unas cuantas palabras de las que no podía decir en voz alta. No era dueña de las palabras.

Me fui, pero llevé el árbol de limón en el recuerdo.

Fui la niña torpe y libre, la adolescente culpable, la mujer que sueña, la mujer que intenta.

Pasados unos cuantos años soy dueña de varias cosas: amores, desamores, deudas, compromisos, unos cuantos aparatos, libros, algunos títulos guardados en alguna gaveta, palabras y muchos silencios.

Hay quienes conocen mis silencios, pero vos que estás de paso y leés de casualidad este puñado de escritos, conocerás mis palabras.

De antemano muchas gracias.

Con la tecnología de Blogger.