Lo que no existe

domingo, 6 de enero de 2013
Violetta Dreaming, Judith Clay


















¿Es esta noche diferente a otras?
¡Decímelo vos que las vivís!

Yo he estado vagando en mi mente,
no sé por cuánto tiempo;
entre letras ajenas y antiguas,
entre recuerdos propios,
reales e inventados.
Sé que debo despertar,
y sé también que  no lo lograré del todo…
¿No es la vida al final un sueño,
que se torna más profundo algunos días?
Debí despertar mientras pude,
pero no lo hice.
Te recuerdo a diario.

Me digo a mí misma que te espero,
pero no te espero.
No se espera lo que no existe.

8 comentarios:

Hattori Hanzo (el sartenista) dijo...

Primero que nada me entusiasma muchísimo saber que nuevamente entra en la lista de blogueros activos, de verdad mis respetos.

Es lindo pasar a este arbolito y ver un nuevo fruto, es un gran fruto porque habla de resistencia, de no desistir, de escapar a la salida fácil de cerrar las puertas y aquí no pasó nada.

En cuanto a "Lo que no existe", debo decir que me transmite un sentimiento de nostalgia con el que me identifico, siento que habla de algo que cualquier mortal pasa o experimenta.

No soy quién para decir si algo es bueno o no, pero, le digo que leerla fue muy gratificante.

Hattori

PD:
Sí, tenemos que vernos. Estamos organizando una reunion de blogueros en febrero, esa es una opción. La otra es un almuercito o cena en nuestras inmediaciones, ahora tenemos además al Lincoln como opción para no quebrarnos mucho la cabeza con el dónde ir,

Haze dijo...

Muchas gracias Hattori. Te hice caso y lo intenté. No te preocupés que no pretendí que fuera bueno jeje, aunque sí pretendí ser sincera, eso lo intento siempre.

Lo bueno de ese "lo que no existe"...es que de pronto no es eterno, de pronto tan solo no existe ahora, pero puede existir de nuevo en algún momento.

Wílliam Venegas dijo...

Hazel: dices que anduviste entre letras ajenas y antiguas...
como dice el samurái, qué bueno verla regresar con sus letras propias y verla de nuevo por aquí, de donde nunca debió haberse ido.
Saludos, espero que nos sigamos escribiendo.

Haze dijo...

Gracias don William, no era que me hubiera ido al propósito, es que a mi lo de escribir se me da por épocas (esta no es una de ellas jeje). Pero consideré el consejo de Hattori, porque al final tiene razón, siempre es necesario practicar.

Haze dijo...

Por cierto Hattori, tenés razón ahora tenemos más opciones cerquita del trabajo.

Katmarce dijo...

Hola Haze: Yo también aplaudo tu regreso. Me gustó mucho este poema, no sé si se refiere a sentimientos que estás viviendo, pero en, efecto, son lugares comunes en donde todos hemos estado.

Excelente esta frase: "No se espera lo que no existe"...

Por cierto, yo también pensaba en eso de que solo escribo cuando me nace; pero vieras que a veces hay que hacer un pequeño esfuerzo. Ahora escribo menos en mi blog, por cuestión de tiempo, pero siempre está en mi mente. Me mantengo atenta en busca de temas posibles y cuando surge alguna idea, la escribo (tengo varios borradores por cierto). Así que sigue practicando, porque lo que no se usa se herrumbra (¿así es el dicho?)

Un abrazo y feliz Año Nuevo.

Katmarce--
submarinopimienta.blogspot.com

Haze dijo...

Hola Kat! Muchas gracias y feliz año para vos también!

Sí es bueno practicar. Es solo que para mí la poesía siempre ha sido distinta...me cuesta explicarlo, es como si sintiera que debe ser espontánea...pero yo sé que no es así, son solo loqueras mías...Pero sí prometo estar un poco más predispuesta a escribir :).

abaloriosdevala dijo...

A veces esperamos, sin esperar, o nos decimos que ya no más y, sin embargo; ahí estamos siempre pendientes.
Saludos

Publicar un comentario

Muchas gracias por dejar acá tu comentario :D

Sobre este espacio

Desde el árbol de limón de mi infancia, bajo el cual jugué con muñecas y cosí diminutos vestidos, dije unas cuantas palabras de las que no podía decir en voz alta. No era dueña de las palabras.

Me fui, pero llevé el árbol de limón en el recuerdo.

Fui la niña torpe y libre, la adolescente culpable, la mujer que sueña, la mujer que intenta.

Pasados unos cuantos años soy dueña de varias cosas: amores, desamores, deudas, compromisos, unos cuantos aparatos, libros, algunos títulos guardados en alguna gaveta, palabras y muchos silencios.

Hay quienes conocen mis silencios, pero vos que estás de paso y leés de casualidad este puñado de escritos, conocerás mis palabras.

De antemano muchas gracias.

Con la tecnología de Blogger.